Secretaría de Salud discrimina a jóvenes por su orientación sexual

PorCOMAC

Secretaría de Salud discrimina a jóvenes por su orientación sexual

portada_donacionsangrenl
Monterrey, N.L., -
 El día de hoy 30 de enero del 2012 a las 11:00 horas, Michel Pardo y Rubén Maza acudieron a las instalaciones del Parque Fundidora de Monterrey, para participar en la convocatoria que realizó la Secretaría de Salud de Nuevo León para el programa de donación voluntaria de sangre. Al llegar solicitaron los requisitos para participar, para esto, el personal de salud que se encontraba en una unidad móvil afuera de la Nave Lewis, adecuada para realizar la donación de sangre, les proporcionó una hoja en la que se mencionaban algunos de los requisitos: ayuno de 5 horas, no haber ingerido bebidas alcohólicas en por lo menos 48 horas, pesar más de 55 Kilogramos. Al cumplir con los requisitos establecidos se dispusieron a llenar un formato de consentimiento en el cual se autoriza realizar los análisis de laboratorio correspondientes a la sangre que probablemente donarían.

 Seguido y después de 30 minutos de espera debido a la concentración de personas que se encontraban para donar sangre, fueron invitados a pasar a la unidad móvil para que se les realizara una “encuesta”. Dicha encuesta tenía como fin el seleccionar a los posibles donadores. En el caso de Michel, una de las preguntas trató sobre sus prácticas sexuales: ¿Tus relaciones sexuales son con hombres o con mujeres? Inmediatamente la misma entrevistadora sin darle oportunidad a Michel de responder sugirió: Es obvio que con hombres, a lo que Michel afirmo enseguida, sin saber lo que pasaba el observó como la entrevistadora simplemente comenzaba a tachar opciones en el formato del cual alcanzo a ver que se llamaba “historia clínica” para finalmente dirigirle de nuevo la palabra y decirle No eres apto para donar sangre por razón de tus prácticas sexuales , inmediatamente y ante el asombro de Michel solo se le pidió que se retirara del lugar, justo cuando Michel salía de unidad móvil Rubén fue invitado pasar, lo cual no permitió que ambos amigos comunicaran lo sucedido.

Rubén fue invitado a entrar a la unidad móvil y después de determinar su tipo de sangre, fue invitado a pasar a la parte reservada para la entrevista dentro de la unidad móvil, el cuestionamiento fue el mismo, ¿Tus relaciones sexuales son con hombres o mujeres? A Rubén se le dio la oportunidad de responder (a diferencia de Michel) a lo que sin titubeo dijo: con hombres. Inmediatamente el procedimiento fue parecido. La entrevistadora se dispuso a completar en silencio la encuesta y realizar anotaciones, después solo le dirigió la palabra para decirle: No eres apto para donar sangre por tus prácticas sexuales.

Ante el asombro de Rubén quien le cuestiono la razón del rechazo, además de argumentarle que lo que le estaba haciendo era un acto de discriminación por su orientación sexual, la funcionara solo se limitó a solicitarle que se retirara porque había mucha gente esperando.

Para esto, ambos se encontraron con la sorpresa de ser rechazados por sus prácticas sexuales, y decidieron acudir a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, donde fueron atendidos por Ricardo Cáceres. Al explicar su caso y argumentar que habían sido víctimas de discriminación, citando la Norma Oficial Mexicana NOM-253-SSA 1-2012 en la cual no señala como motivo de exclusión para ser posible donador de sangre el ser homosexual y/o bisexual. El funcionario consultó en internet la norma y después de analizarlo solicitó a ambos que presentaran una relatoría de los hechos siendo muy detallados, ya que este era un caso de denuncia inusual y especial, ya que no era muy común que se realizaran este tipo de denuncias en dicha comisión.

Estamos extrañados de la falta de actualización de la Secretaría de Salud y del Centro Estatal para Transfusiones de Sangre. Sentimos injusto que seamos rechazados o excluidos para donar sangre por el hecho de ser homosexuales. Presentaremos nuestra denuncia por escrito a la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Comentó Rubén Maza.

Para Michel Pardo estas prácticas discriminatorias le generan enojo y molestia: no me gustó la forma en la que nos trataron, nadie se identificó y simplemente después de afirmar que soy homosexual, me dijeron que no era apto para donar sangre, me siento violentado, siento que me trataron como ciudadano de segunda, como alguien que no vale.

Actualmente en el Estado de Nuevo León, no existe una ley que penalice la discriminación, lo que deja abierta la posibilidad a que este tipo de acciones de rechazo, homofobia, estigma y en la que se violentan los derechos humanos sigan sucediendo.

Nota publicada por : 3er Sector

About the author

COMAC administrator

Prevención, educación e información en VIH, Sida, promoción y defensa de los derechos humanos, no discriminación, cultura de la paz, salud sexual y reproductiva

Deja un comentario